EL CENTRO GALLEGO DE BUENOS AIRES. La imagen de la decadencia

Centro Galego de Buenos Aires

Xoaquín Montes

Estimados lectores

Retorno luego de última aproximación en setiembre de 2015 y como no podía ser de otro modo, para incursionar en la vida del CGdeBA

En esta oportunidad lo haré con la ayuda de un excelente trabajo que un colega -que intuyo compatriota- acaba de difundir cerca de la situación de nuestra Entidad Mayor.

Lo importante de sus observaciones, es que vienen de un escritor que no solo se detiene en los avatares de la crisis que por los años viene golpeando a la Institución sino además se introduce en el escenario de la política oficial de la República Argentina pese a no ser uno de sus pobladores.

Y lo hace con autoridad, sin la contaminación del matutino de ¨dos tintas¨ que si no hemos perdido la memoria, años atrás fuera condecorado tres veces por el franquismo con la Orden de Isabel la Católica.

Hay que añadir, que dicho multimedios ha cumplido rigurosamente con la premisa en la que se apoyan ciertos órganos de información, para los cuales la realidad es solo la que está en consonancia con los intereses que defienden y la única que el gran público debe asimilar.

Hace unos años el presidente de la Academia Gallega elogiaba en La Voz de Galicia el libro de un compatriota residente en estas tierras relacionado con el comportamiento de las grandes potencias en nuestra guerra civil y llamó mi atención que uno de sus capítulos se titulaba ¨Lo que el viento no pudo llevarse¨

En estos días repasando los trabajos realizados a partir del que diera comienzo en enero 2012, llegué a la conclusión de que será muy difícil borrar ciertos hechos de la mente de aquellos hombres y mujeres que procuraron encaminar la vida de nuestro Centro, tratando de limpiar el camino cubierto de obstáculos que terminaría por conducirnos a este dislate maquillado de gestión.

¿Para qué tipo de aventura nos preparan el INAES y sus actuales amanuenses de la intervención?

¿Se intentará -otra vez- tras el encuentro en Madrid del Interventor Moyano con nuestro viejo conocido Burgueño Carbonell repetir el grotesco entremés que otrora reintentaran la Xunta de Galicia y el ¨Grupo 3A Recoletas¨?

¿Hasta cuando ha de continuar el trato que recibe el Cuerpo de Representantes de la entidad instándolo a participar como testigo irrelevante de las transgresiones estatutarias que se procura consolidar?

¿Cuál es el motivo por el que las autoridades de la mutual, para la toma de decisiones importantes, eligen el peor de los caminos soslayando a gentes del Centro que con la verdad sobre la mesa y las cuentas claras, podrían acompañar -o al menos no obstruir- cualquier proceso honesto que devolviera a la Mutual su viabilidad?

Cierto es que una perspectiva de estas características es un objetivo distante. Sobre todo si reparamos en el conjunto de profesionales, en su mayoría mujeres, que representando a sus Agrupaciones, van dejando energías y esperanzas en una contienda desigual confrontando en los Estrados Judiciales con los ¨molinos de viento¨ de una justicia que ha perdido en el camino la venda de sus ojos.

Me permito añadir, para aclarar posiciones, que si alguien se tomara el trabajo de repasar mis notas, podrá verificar que hasta hoy evité dar opinión, tanto sobre quienes han asumido la responsabilidad de conducir el CGdeBA o de las autoridades nacionales a las que debe reportar su tarea.

Y si nos detenemos en las actividades de estas últimas, marginando todo color político, es evidente que en la toma de decisiones a nivel nacional, hay medidas lamentables que, aun considerando la relativa importancia en dicho contexto de nuestra organización, no dejan de preocuparnos las incoherencias, ciertas contradicciones severas, y fundamentalmente inocultables ataques a la verdad

Utilizando el latiguillo de moda en el que se asegura que ¨todo tiene que ver con todo¨ me aventuro a advertir que las sombras procedentemente señaladas que pueden perturbar la vida de los argentinos, sean la consecuencia de un desequilibrio que repitiera el episodio de un titular del Ejecutivo más próximo al helicóptero que a la racionalidad.
Por tales razones la opinión pública debiera conocer lo que pasa en el CG de BA. No propongo cumplir el deseo del poeta Gabriel Celaya cuando en los tramos finales del franquismo sugería en sus poemas que había llegado la hora de ¨pasearnos a cuerpo¨ Por ahora dar a conocer a la opinión pública lo que sucede en los interiores de Av. Belgrano y Pasco sería un paso gigante.

Advertisements