EL CENTRO GALLEGO DE BUENOS AIRES. ¨Nos queda la palabra…¨

Centro Galego de Buenos Aires

XOAQUIN MONTES
corresponsal

Estimados lectores:

Debo admitir que no imaginaba retornar con tanta premura a distraer vuestra atención. Pero tomé conocimiento de las respuestas que el interventor Martín Moyano diera un reportaje efectuado el pasado mes de setiembre, que ha decir verdad no conocía.

Y ante la perspectiva de que, tal como se anuncia en el mismo, el CGdeBA modifique su calidad institucional, convocando al Cuerpo de Representantes a una consulta que, si reproduce los contenidos de la puesta en práctica en su momento, traerá a la memoria de los asociados argentinos las imágenes – un tanto atenuadas – de lo sucedido en los atrios de las Iglesias antes de la promulgación de la Ley Sáenz Peña, exhibiendo un escenario donde el ¨voto cantado¨ hacía las delicias de los punteros y caudillos parroquiales, incorporando a votantes fallecidos, documentaciones falsas o a votantes proscriptos por causas penales. Con el agravante de que esa primera consulta, donde previa modificación del Estatuto Social se disponía a legalizar los resultados de los comicios, la propuesta oficial es rechazada.

Claro que para subsanar tamaño despropósito y otorgar legalidad a lo que no la tiene existen los jueces ¨amigos¨ a los que suelen concurrir sin repuestas los representantes legales de las Agrupaciones, puesto que parte de la Justicia del país, como señalara en mi trabajo anterior ¨ha perdido la venda.¨

Sin embargo la intervención convoca a otra Asamblea y el resultado es lamentable: el ¨bloque¨ oficialista que debe apoyar la iniciativa no asiste a la cita.

Lo reseñado es solo una síntesis breve pero merece una reflexión más extensa.

Los asociados que en la vida de nuestra entidad han pasado por diferentes contiendas electorales, no admiten que estemos ante un intento serio para devolver al Centro su condición de entidad prestigiosa, no solo en el ámbito de la colectividad gallega, sino a demás en el espacio de la medicina argentina.

Presienten que, con lo expuesto en el reportaje de marras, estamos asistiendo al intento de enterrar aquel mutualismo que durante decenas de años, con aciertos y errores fue emblema irrenunciable del Centro Gallego.
Tampoco ignoran, aunque hasta hoy no lo manifiesten en forma orgánica, que aquellos que se han hecho cargo del timón de la República – en líneas generales – no se caracterizan, discursos al margen- por priorizar sus respuestas a los reclamos de los sectores más desprotegidos de la sociedad.

En Galicia, siempre presente en nuestros sentimientos, Celso Emilio Ferreiro denominó a las etapas más crudas de la dictadura como ¨ A LONGA NOITE DE PEDRA¨ y otro célebre poeta al ver que se cerraban una a una las posibilidades de resistir y cambiar la realidad existente, acuñó en su poesía el título de esta nota: ¨NOS QUEDA LA PALABRA¨

Advertisements